El origen de las citas rápidas está en las comunidades judías norteamericanas, donde surgió como método para hacer que los jóvenes judíos, diseminados en una sociedad diversa en cuanto a culturas religiosas, pudieran encontrar pareja de su misma creencia religiosa aunque ésta habitara en otra ciudad.

A finales del siglo pasado ya se empezaron a celebrar los primeros eventos de este tipo como excusa para ligar y conocer gente. En los últimos años en las grandes ciudades hemos podido asistir a este tipo de eventos, y hoy en día no es raro ver citas rápidas en Madrid o Barcelona, así como en otras ciudades como por ejemplo Málaga, Sevilla o Valencia.

Sin duda el cine y la televisión también han contribuido a su popularidad, hay películas que abordan este tema como por ejemplo la homónima Speed Dating donde un tal James Van Der Bexton al aproximarse a los 30 se vuelve adicto a las citas rápidas. También en la película Hitch o en Virgen a los 40, así como en la mítica serie Sexo en Nueva York, podíamos ver como los protagonistas experimentaban en sus propias carnes los pros y contras de las citas rápidas.

Esta claro que la curiosidad y en muchos casos el reloj biológico a veces nos empujan a participar, cuando no son los amigos que tienen más ganas que uno y prácticamente nos obligan a acompañarlos para ver si hay suerte.

En el mundo empresarial también se ha experimentado con el speed dating, principalmente en encuentros de networking donde se pretende que todos hablen con todos al menos durante unos minutos para intercambiar tarjetas y ver si pueden crear sinergias entre sus negocios.

Hasta los musulmanes han sucumbido a las citas rápidas, hace unas semanas en la cadena Ser se hacían eco de un evento de este tipo celebrado en Nueva York y promovido por una agencia matrimonial especializada en la comunidad musulmana de Queens. La variante incluía a los progenitores de la muchacha, que estaban presentes en todo momento, mientras los hombres iban saltando de mesa en mesa cada pocos minutos… imagínate cómo sería la cosa, qué preguntas harías, que apuro…

Si quieres tener éxito en un evento de citas rápidas o speed dating te recomiendo que leas el artículo Cómo tener éxito en un Speed dating.