Meter el dedo por el ano puede ser un buen comienzo para explorar las sensaciones y los placeres del sexo anal, no en vano el ano está rodeado por miles de terminaciones nerviosas, que no solo sirven para transmitir dolor, también placer.

Si nunca has probado a meter el dedo por el ano, hoy te explicamos cómo hacerlo para que sea una experiencia placentera, y para que sea el comienzo de muchas otras penetraciones. Por cierto, estos consejos valen tanto para hombres como para mujeres.

Usa mucho lubricante

A la hora de disfrutar del placer anal, el lubricante es tu mejor aliado, en cualquier tienda erótica online lo podemos comprar. Su uso es indispensable, de lo contrario la penetración puede ser difícil y dolorosa. Puedes usar lubricante a base de agua o base de silicona, también hay algunos que facilitan la penetración anal.

Si lo prefieres, puedes comprar un lubricante perfumado, de manera que la experiencia sensorial sea aún más placentera. Eso si, antes de entrar en materia, sería bueno que te dieras una ducha y enjuagaras para eliminar los olores naturales.

Empieza con un dedo

Porque la idea es ir poco a poco, debemos empezar con un dedo, puede ser el dedo índice o el corazón, con el que te sientas más cómodo. No te dejes llevar por emoción y quieras introducir de golpe dos o tres dedos, esto solo dificultaría las cosas.

A medida que el esfinter se dilata, si podemos tratar de introducir dos o más dedos. Para ayudar a relajar, prueba a relajar la respiración, haz inhalaciones profundas y suelta el aire poco a poco.

Si le estás metiendo el dedo por el ano a tu pareja, prueba a darle sexo oral en los genitales al mismo tiempo, seguro que se relaja.

Puedes usar guantes de goma

Si eres una persona aprensiva o piensa que el interior del ano es algo sucio, siempre puedes usar guantes de goma. Además en combinación con el lubricante resbalan muy bien. Puede que tu mano tenga un aspecto raro, pero es lo más higiénico.

Si quieres restar importancia al tema o sacarle partido, siempre os podéis inventar una fantasía sexual donde el médico que va a hacer un reconocimiento se propasa con el paciente y abusa sexualmente. Las fantasías de médicos nunca fallan.

Hay que ir despacio

Ya lo dice el dicho, las prisas no son buenas, hay que ir despacio y disfrutar del momento. No te dejes llevar por la urgencia de la excitación, recreate como si de un masaje relajante se tratara, no en vano se trata de un masaje erótico interno, sobre todo en el caso de los hombres, ya que podemos aprovechar para masajear la próstata.

Comienza el vaivén

Llegados a este punto, lo de meter un dedo por el ano se parece bastante a meter el dedo en la vagina, ya que ahora podemos probar el moviemiento de vaivén o mete saca. Podemos empezar despacio e ir notando como en casa penetración el esfinter hace fuerza para volver a cerrar el orificio.

La idea no es sacar el dedo por completo, ya que abrir el esfinter no es tan facil como introducir un dedo en la vagina, pero aún así podemos probar con este vaivén, ya sea con uno, dos o más dedos.