El sexo anal es un de esas cosas que una odia o adora. Hay sólo un pequeño margen que se muestra indiferente ante la práctica del sexo anal. La mayoría de las mujeres han probado alguna vez hasta cierto punto, y algunas de ellas aseguran que jamás volverán a intentarlo, la razón en clara: el dolor.

Es verdad, sin embargo, que mientras estás intentando que salga bien se pueden producir algunos momentos de dolor o molestias, la práctica te ayuda a perfeccionar y probar diferentes maneras de llevar a cabo la penetración anal de manera que ésta sea placentera.

El atractivo del sexo anal

Para los hombres y para las mujeres, el sexo anal es algo diferente, la sensaciones de una penetración más ajustada, es algo atrevido y que se sale de lo normal, y es que ya sabemos que la rutina es uno de los peores veneros en la relaciones sexuales.

Además el sexo anal aún hoy en día sigue siendo en cierto modo un tema tabú, algo prohibido que da mayor curiosidad por poder practicarlo en casa a escondidas… Sin embargo, una vez llevado a la práctica puede que algunas mujeres y hombres pierdan un cierto interés, aquí vamos a ver alguans razones.

Por qué a ella le gusta el sexo anal?

Porque el sexo anal se siente bien, a las mujeres les gusta porque se siente diferente, son sensaciones nuevas y que nada tienen que ver con la penetración vaginal u oral. Es una penetración profunda donde el estimulo no viene del clítoris o el punto G, viene de la fricción y la dilatación del esfínter, de sentir como un miembro fuerza la dilatación de los músculos. El recto, una vez que está preparado, literalmente engulle el pene, como una succión.

Porque el sexo anal es atrevido, a la gente le gusta atreverse con cosas prohibidas, el sentir esa libertad de estar haciendo lo que les da la gana, y el sexo anal se podría decir que es una de ellas por el hecho de haber tenido tan mala prensa durante muchísimo tiempo. Es algo que además puedes hacer en privado cuando quieras, sin dar explicaciones a nadie y por tanto sin que nadie se entere.

Por qué a ella no le gusta el sexo anal?

Porque el sexo anal duele, como ya hemos dicho no es algo fácil de poner en práctica, no hay que ir con prisas y además siempre se debe emplear lubricante. Si nunca lo has hecho antes o estás en las primeras veces es normal que sientas algunas molestias e incluso algo de dolor. Fruto de malas experiencias propias y ajenas, hace que muchas mujeres asocien rápidamente el sexo anal al dolor.

El caso es que ella desea disfrutarlo, y también quiere que tu puedas disfrutarlo. Si no eres cuidadoso y no la estimulas adecuadamente, si no vas despacio, lo más probable es que le acabes haciendo daño, lo cual reduce tus posibilidades de volver a tener sexo anal con ella. En cambio, si lo haces bien, tendrás muchas posibilidades de volver a penetrarla analmente.

Porque a ella le preocupa la suciedad, el sexo anal obviamente tiene posibilidades embarrar no solo el condón, sino los alrededores. La idea de que la penetres por el culo y te corras resulta una situación pringosa y embarazosa para ella antes incluso de que ocurra. Y por esta razón ella podría dejar el sexo anal a un lado. Las mujeres pasan mucho tiempo poniéndose guapas y tratando de oler bien, con lo cual van a querer evitar cualquier cosa que arruine todo ese trabajo de imagen.

Lo mejor para evitar este problema es realizar una ducha anal antes de pasar al sexo anal. Y mejor aún si una pasa por el baño un rato antes para vaciar el intestino y evitar así sorpresas de última hora.