Los juguetes eróticos pueden ser la herramienta perfecta para adentrarnos al mundo de los placeres anales, tanto para la masturbación anal como la penetración anal.

  • Plugs anales, por lo general tienen forma de diamante para facilitar su entrada en el ano y que al mismo tiempo, una vez dentro, el propio esfínter lo sujete en el interior, su base suele ser ancha para que sirva de asa que ayude a retirarlo y evite también que sea completamente absorbido por el intestino. En el caso de los hombres, su parte más ancha ayuda a estimular la próstata.
  • Bolas tailandesas o bolas anales, se aprovechan de las contracciones del esfínter para estimular los músculos y terminaciones nerviosas principalmente durante el orgasmo. Las solemos encontrar en diferentes tamaños y materiales.
  • Dildos anales, un dildo fino es una buena opción para comenzar con la penetración anal, más adelante podrás usar dildos de otros tamaños.

Empezar con el sexo anal

En el sexo anal todo es empezar, dejar los tabúes a un lado y hacer las cosas bien para evitar molestias y obtener placer, con estos sencillos pasos te vas a poder comenzar sin problemas a practicar el sexo anal.

  1. Higiene anal, si estás preocupado por el tema de las heces, ve al baño to clear out your bowels. También te puedes dar una ducha, y luego emplear un guante de látex al que aplicaremos bastante lubricante.
  2. Ejercita los músculos, prueba algunos ejercicios anales que ayuden a dilatar el esfínter, y a reforzarlos como por ejemplo los ejercicios de Kegel
  3. Lubrica tu dedo y el ano, esto siempre es necesario ya que los tejidos de la zona anal son muy sensibles y no se lubrican solos como ocurre con las paredes de la vagina, así que podríamos sufrir pequeños desgarros o abrasiones si no usamos suficiente lubricante.
  4. Conoce tu ano, para esto puede ser práctico tener un espejo de mano y situarlo de manera que podamos vernos mientras exploramos con nuestros dedos, esto además puede ayudar a aumentar los niveles de excitación por estar haciendo algo nuevo, algo “prohibido”.
  5. Penetra tu ano, una vez que ya conoces la zona y la tienes lubricada, prueba a deslizar un dedo al interior del ano, siente como se dilata el esfínter y cómo se siente la presión cuando tensas los músculos, si eres un hombre trata de encontrar tu próstata y prueba a masajearla un poco.
  6. Experimenta, ya has cruzado la frontera, ahora tienes un nuevo mundo por descubrir, con el tiempo iras consiguiendo mayor dilatación y pudiendo probar diferentes tipos de juguetes eróticos como los plugs anales o las bolas tailandesas, y si en algún momento quieres ir a más debes saber que existen dildos y vibradores especialmente diseñados para el sexo anal, además de que cada vez se está haciendo más popular la práctica del pegging.